El COLIBRÍ como Animal de Poder